El Griego se quedó con el clásico sobre la chicharra