El gobierno de facto de Bolivia expulsa a diplomáticos de México y España

La presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, declaró este lunes personas no gratas a la embajadora mexicana y a dos diplomáticos españoles y les dio 72 horas para dejar el país. La decisión se dio en medio de crecientes tensiones con esas dos naciones tras el golpe de Estado que derrocó al expresidente Evo Morales. En una comparecencia en el Palacio de Gobierno de La Paz, la mandataria ultraderechista y autoproclamada Áñez dijo que la medida está dirigida contra la embajadora mexicana María Teresa Mercado y los diplomáticos españoles Cristina Borreguero y Álvaro Fernández, junto a otros funcionarios de la Embajada española que también deberán abandonar Bolivia.

"Este grupo de representantes de los Gobiernos de México y España ha lesionado gravemente la soberanía del pueblo y del Gobierno constitucional de Bolivia", aseguró Áñez en una comparecencia en Palacio de Gobierno de la Paz, según indicó la agencia de noticias española EFE. La medida llega después de que Bolivia denunciara el viernes que funcionarios de la Embajada española acudieron acompañados de "encapuchados" a la residencia de Mercado, que acoge a algunos ex ministros de Morales que fueron procesados por "terrorismo" luego de que se asilaran en la sede diplomática.

En realidad, la semana pasada, México denunció a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), máximo tribunal de la ONU, por violación de las leyes internacionales que rigen las relaciones entre estados luego de que las autoridades bolivianas desplegaran a un gran número de policías y soldados alrededor de la embajada en La Paz.

Bolivia también se descargó contra diplomáticos españoles tras el conflicto desatado por el refugio de miembros del gobierno del derrocado presidente Evo Morales en un golpe de Estado, en la Embajada de México en La Paz. Por su parte, España respondió a las acusaciones de Bolivia expulsando a tres diplomáticos bolivianos acreditados en Madrid. "El Gobierno español, que hasta ahora había mantenido una actitud de suma cautela, ha decidido responder con la expulsión de tres diplomáticos bolivianos acreditados en Madrid", informó el diario español El País en su edición digital.