"El futuro es prácticamente un imposible en la comunicación de crisis"