El FMI aprobó un nuevo desembolso de US$ 10.870 millones

La misión técnica del Fondo Monetario Internacional aprobó la tercera revisión de la marcha de la economía argentina, lo que habilita el desembolso de US$ 10.870 millones como parte del programa financiero acordado entre el Gobierno y ese organismo. A la vez, en un informe señaló que aunque "la inflación mensual sigue siendo alta", "hay buenas perspectivas para una recuperación gradual" de la economía del país.

Ahora, el directorio del FMI tiene previsto formalizar la aprobación de este informe la semana próxima y dar luz verde al nuevo giro de fondos. A través de un comunicado difundido este lunes, el FMI apoyó las medidas económicas que viene llevando adelante el Gobierno y destacó que "la inflación mensual sigue siendo alta y romper la inercia inflacionaria será un proceso largo que requerirá persistencia y coherencia en el enfoque cauteloso del Banco Central para la fijación de objetivos de base monetaria".

El personal técnico del FMI "da la bienvenida a la decisión de las autoridades de extender el crecimiento monetario de base cero hasta noviembre y de disminuir el ritmo al que aumentarán los límites de la zona de no intervención". "Esta restricción del marco monetario contribuirá a reducir la inflación y a volver a anclar las expectativas de inflación", señala el informe que lleva la firma del jefe del caso argentino, Roberto Cardarelli.

Desde el FMI "elogiamos los esfuerzos de políticas de las autoridades y la firme determinación de abordar los desequilibrios macroeconómicos y promover su plan de estabilización económica". Aseguraron que los altos déficits fiscales y externos, "los dos desequilibrios al centro de la crisis financiera de 2018, se encuentran en medio de una corrección significativa". El organismo reconoció que "la actividad económica ha sido débil, pero hay buenas perspectivas para una recuperación gradual".

La entidad que dirige Crhistine Lagarde advirtió que "lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental". Sin embargo, "estos esfuerzos colocarán a la deuda de Argentina en relación al PIB en un camino decisivo a la baja".