El confinamiento provoca desigualdad de género

Las derivaciones que tiene la pandemia son infinitas. Entre ellas está la acentuación del rol desigual que cumple la mujer dentro del hogar. Virginia Giordano, economista en IDESA, lo explica en Los Turello.
Las derivaciones que tiene la pandemia son infinitas. Entre ellas está la acentuación del rol desigual que cumple la mujer dentro del hogar. Virginia Giordano, economista en IDESA, lo explica en Los Turello.

Las mujeres ya están sufriendo el impacto mortal de los cierres y las cuarentenas. Estas restricciones son esenciales, pero hacen que las mujeres atrapadas con parejas abusivas queden más expuestas a la violencia. Pero la amenaza que plantea el COVID-19 para los derechos y libertades de las mujeres va mucho más allá de la violencia física. Es probable que la profunda recesión económica que acompañe a la pandemia tenga un rostro claramente femenino.

La desigualdad ha llegado a un punto en el que se ha acuñado un término para denominar a las mujeres que se ocupan de los hijos y las personas mayores: las mujeres sándwich. Ellas renuncian al uso de la televisión, dispositivos electrónicos, etc., renunciando a su distracción, pero también a su formación o búsqueda de empleo. Tampoco se puede olvidar, tal y como recalca Virginia Giordano, que la carga de las tareas domésticas recae en las mujeres.

Los hombres también están perdiendo el empleo y tienen que conciliar exigencias a veces encontradas. Pero, incluso en el mejor de los casos, las mujeres hacen tres veces más trabajo doméstico que los hombres. Eso significa que es más probable que tengan que quedarse cuidando de los niños si las empresas vuelven a abrir mientras las escuelas permanecen cerradas, lo que retrasaría su regreso a la fuerza de trabajo remunerada.

Mirá el análisis completo de Virginia Giordano, economista en IDESA, en Los Turello: