El clásico cordobés fue para la Gloria