El Barcelona de Bolmaro se coronó campeón de la Copa del Rey