Ecuador: tras 11 días de conflicto y 7 muertos, inicia diálogo entre gobierno e indígenas

Ecuador espera este domingo el inicio de diálogos del movimiento indígena y el gobierno nacional, sobre el llamado "paquetazo" de ajuste solicitado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y decretado por el presidente Lenín Moreno, que detonó de 11 jornadas de protesta social. En Quito, el punto más álgido de las marchas, la mayoría de las personas aguardan en sus casas, mientras en el Parque El Arbolito crece la concentración de manifestantes. El movimiento de personas hacia esa zona comenzó pese al toque de queda impuesto por el Gobierno este sábado y recientemente levantada hasta las 20 horas del domingo.

“Al parecer, es más importante para el presidente Lenín Moreno mostrar su implacable política represiva y la figura absurda de no dar el brazo a torcer, que dar una salida que contemple escuchar la voluntad popular”, expresó la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) en un comunicado.

El país está pendiente del primer encuentro entre el gobierno y los indígenas, quienes encabezan las protestas sociales iniciadas el pasado 3 de octubre, cuando entró en vigor el decreto 883, que eliminó subsidios de varios combustibles, duplicando sus precios y por ende en el valor del transporte público y alimentos de la canasta básica. El primer encuentro iba a tener lugar en Quito (capital) desde las 15 horas locales, pero se demoró, según informó la CONAIE en un comunicado.

Tras el anuncio de aceptar el diálogo, la Confederación de Nacionalidades Indígenas solicitó a las Fuerzas Armadas garantizar la intermediación y seguridad de los dirigentes asistentes. Asimismo, instaron a la Organización de las Naciones Unidas, la Conferencia Episcopal, Defensoría del Pueblo, Asamblea Nacional, Fiscalía General y otras instituciones del Estado, a ser vigilantes del fiel cumplimiento de las resoluciones resultantes del intercambio.

En total, las protestas contra el ajuste económico dispuesto por el gobierno de Ecuador dejaron siete muertos, 1.340 heridos y 1.152 detenidos, informó la Defensoría del Pueblo.