Dieron de alta a Julián Weich

El conductor volvió a su casa el miércoles tras superar el coronavirus, y anoche lo anunció en una transmisión en vivo de Instagram. ¡Estoy vivo! celebró.
El conductor volvió a su casa el miércoles tras superar el coronavirus, y anoche lo anunció en una transmisión en vivo de Instagram. ¡Estoy vivo! celebró.

Tras pasar tres semanas aislados, y más de diez días internado, el reconocido conductor Julián Weich pudo volver a su casa luego de atravesar el coronavirus. Por las complicaciones que tenía para respirar, se fue a internar por sus propios medios y luego lo trasladaron a terapia intensiva en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.

Leer más: Trasladan a Julián Weich a terapia intensiva

Dieron de alta a Julián Weich • Canal C

Weich comunicó la noticia por varias vías, una de ellas fue a través de una transmisión en vivo de la red social Instagram, donde agradeció todo el cariño recibido de sus seguidores y el aguante de amigos y familiares. En su relato, el presentador indicó que fue “raro” el transcurso de su cuadro. “Me agarró un COVID-19 leve, donde no había ningún problema, y de repente ‘te ponemos un poquito de oxígeno en una bigotera para que te recuperes y vuelvas a tu casa’. Pero no volvés más”, recordó sobre las palabras que le dijeron los médicos cuando fue internado.

El animador comenzó a realizar sesiones de kinesioterapia “para que los pulmones vuelvan a funcionar normalmente”: “Me va a llevar unos días, pero nada muy difícil”. Se tomará el fin de semana de descanso y no estará en el estudio del programa que conduce con Carolina Papaleo en El Nueve, sino que hará alguna participación desde su casa a través de Zoom. “Cuando hablo mucho me agito”, explicó quien el lunes regresará “despacito” a su programa de radio.

La transmisión en vivo desde su Instagram, por su parte, la hizo sentado y hablando bajito. “Me pasaron miles de cosas estando internado mirando el techo”, continuó con su relató e hizo la salvedad: “Nunca la pasé mal, ni en una situación física, psíquica o emocional”. Su panorama clínico le llevaba tranquilidad, es por eso que en ningún momento sintió miedo o estuvo asustado.

Sin embargo, el temor no fue menor y señaló que la experiencia fue "como haber estado en su propio velorio”