De un cordobés a otro: el tremendo elogio de Oberto a Bolmaro