Cuarta Luna: con lugar para el nuevo cancionero pero sin dejar atrás lo tradicional

Después de una tercera luna muy convocante, la cuarta era todo un desafío. Sin embargo la propuesta artística fue muy interesante y los espectadores la validaron acompañando cada momento.
Después de una tercera luna muy convocante, la cuarta era todo un desafío. Sin embargo la propuesta artística fue muy interesante y los espectadores la validaron acompañando cada momento.

Por Marina Baldo.

En la apertura, una coreografía diferente del “Himno a Cosquín” se hizo presente en el escenario “Atahualpa Yupanqui”. El ballet Camin presentó un nuevo cuadro llamado “Tierra que late” en un merecido homenaje al santiagueño JUAN SAAVEDRA, uno de los más grandes bailarines de nuestro folclore. Esta emocionante puesta estuvo acompañada además por una reversión del gato “El bailarín de los montes” de Peteco Carabajal y contó con la partición del propio Saavedra que sigue deslumbrando con sus mudanzas.

La noche del martes abrió con una presentación de lujo: LITO VITALE, compositor y multinstrumentista –en esta ocasión al piano- y LUIS SALINAS, reconocido guitarrista a nivel nacional e internacional, recorrieron parte del álbum  que grabaran juntos, “Desde el alma” (2022), y en el que reversionan piezas tradicionales del folclore y el tango. Justamente abrieron con los acordes del tradicional vals que le da nombre a su material y siguieron –entre otras- La Pomeña, Malena, A Monteros –zamba en la que se sumó en bombo Juan Salinas, hijo de Luis- una dulce y sentida interpretación de Zamba para no morir –a la que Luis le puso además su voz- y que tuvo su continuidad en Alfonsina y el mar, tema que su hijo cantó y acompañó con el bajo. Mientras tanto el público siguió sus acordes con respeto y admiración, retribuyendo con aplausos y al grito de ¡bravo! cada entrega de esta propuesta intimista. Por su parte los artistas se mostraron felices sobre el escenario y agradecieron el silencio y la escucha. Este buen clima tuvo uno de sus mejores momentos cuando al tocar Zamba de mi esperanza  Salinas propuso, “A ver si cantan con nosotros” e inmediatamente la plaza levantó su voz.

Llegó el momento de HORACIO BANEGAS, quien logró una interesante mixtura entre el paisaje tradicional de su querido Santiago y la marcada presencia de bajos y batería en un cancionero que inició con Santiago es pueblo que canta y fue creciendo –junto al fervor del público- hasta terminar en una épica interpretación de El Quenero en la que el baterista –si me permiten- “la rockeó fuerte”. Los pasillos de la Próspero Molina se poblaron de bailarines.

Pasada la media noche hizo su debut en el festival CAROLINA PELERITTI, quien desde hace más de una década está abocada de lleno a la música. La artista acompañada por su guitarrista, Diego Rolón, y su percusionista, Amilcar Ávalos (hijo de Adolfo Ávalos) tras abrir con Chaya de la soledad y La chacarera del Chilalo, agradeció con visible alegría la invitación al escenario mayor del folclore.A medida que los temas de honda raíz tradicional se iban sucediendo Peleritti fue cautivando al público. Hizo una emotiva interpretación de Razón de vivir mi vida con la que recordóa su amigo Víctor Heredia en el día de su cumpleaños; para luego, presentar una canción de su propia autoría –tanto en letra como en música- Aleteo, que le da nombre a su primer material discográfico (2021) y buscando la complicidad de la plaza les contó: “Ayer a la noche soñé que ustedes me acompañaban a cantar el estribillo” ¡Y el sueño se le hizo realidad! Carolina Peleritti, para mí, una grata sorpresa, un nuevo talento que se suma con un mucho trabajo y respeto por el género.

Más tarde llegó el reconocido artista jujeño BRUNO ARIAS, quien inicio al show con su canción Eterna risa a cuya interpretación sumó una llamativa intervención artística que combinó la danza y la pintura y luego paseó por su repertorio de clásicos propios y ajenos con el acompañamiento del público. Antes de despedirse, generosamente invitó a Sub 23 folclore “porque hay que ceder el escenario a los jóvenes”-dijo Bruno- para hacer juntos un homenaje a León Gieco, Solo le pido a Dios.

Más presencia femenina sobre el Atahualpa Yupanquicon la llegada de MARÍA FERNANDA JUÁREZ y MILENA SALMANCA. MARÍA FERNANDA subió al escenario con la felicidad y la responsabilidad de presentar un nuevo material Cuando ellas bailan (2023) y para que la sorpresa sea mayor invitó a Pachi Herrera  para interpretar Warmi Tusuy, un bailecito que le pertenece al charanguista y que también hacen juntos en el disco. Por su parte MILENA compartió su cancionero dándole un lugar especial a la danza -ya que inclusive se sumó en un momento a la puesta que realizaron sus bailarines- y a un mensaje “para todas las mujeres obligadas a enfrentar episodios de microviolencias a diario” y entonces comenzó a sonar: Mi gobierno.

LOS ALONSITOS se sumaron con su tradicional selección de chamamés y música litoraleña que lleva fiesta a una plaza que no dudó en cantar, bailar y prenderse al sapucai cuando Ariel Báez les acercó el micrófono. ¡Un cierre a puro papelitos!

Llega el turno del dúo más querido del folclore. Aparecen “Los Coplanacu” en el escenario abriendo con “La flor azul” . En el cielo ya se veían los refucilos y la lluvia estaba al caer. Comienzan a vislumbrarse los vendedores de pilotines y algunos espectadores comprando o poniéndose camperas de lluvia. A otros la tormenta no les importaba y ya se habían apropiado de los pasillos de la plaza para bailar. Finalmente la lluvia se hace presente, pero el público no se va y el dúo no le afloja tampoco. Julio Paz había llevado 3 bombos “por las dudas” dijo en modo chistoso -recordando que el año anterior el suyo se le había roto apenas empezado el show- indicando que la noche no iba a terminar ahí. No faltaron clásicos como “Pampa del Chañar” y “Mientras bailas”. Este dúo santiagueño está más vigente que nunca y a su gente la lluvia no le mengua las ganas de disfrutarlos.

La cuarta luna fue una apuesta a combinar distintas maneras de disfrutar la música folklórica. Desde la tranquilidad de Vitale & Salinas pasando por mujeres que comienzan a apropiarse de un lugar en el escenario como Milena Salamanca y Carolina Peleritti, chacarereando con Horacio Banegas y cerrando con “Los Copla” que encienden a el público que los sigue desde las peñas en el Comedor Universitario.

Hoy para la quinta luna, hay varios platos fuertes: Destino San Javier, Ahyre y Los Manseros Santiagueños -en reemplazo de Los Nocheros-.