¿Cuál es la magnitud del “ajuste” que necesita Argentina y quién debe afrontarlo?

Cuatro economistas de Fundación Mediterránea dan respuestas a los interrogantes de la economía Argentina.
Cuatro economistas de Fundación Mediterránea dan respuestas a los interrogantes de la economía Argentina.

Gustavo Reyes, Maximiliano Gutiérrez, Marcelo Capello y Laura Caullo, cuatro economistas que trabajan en Fundación Mediterránea, elaboraron un informe para dar respuestas a diversos interrogantes en materia económica de nuestro país. Allí se tratan temas tales como: cuál es la magnitud del ajuste económico que se debe hacer en el país, así como quienes son los encargados de afrontar el mismo. En principio, Reyes afirma que la economía de Argentina actualmente no necesita un importante ajuste en sus niveles de gasto agregado aunque sí requiere, y de forma urgente, una mejora en las cuentas del sector público.

Al mismo tiempo Reyes explica que el desequilibrio de gasto de una economía se mide por el déficit de Cuenta Corriente, que se estima en un nivel acotado para 2022, del orden de 0,3 % del PIB. Esto muestra, por un lado, el escaso financiamiento que tiene nuestro país por parte del resto del mundo. Por otra parte, implica que el desequilibrio de gastos ha bajado fuertemente en los últimos años, desde un déficit de cuenta corriente de casi el 5% del PBI. Y se pregunta: ¿Cuál es la clave para que una reducción del déficit de las cuentas públicas no genere una baja en el gasto total de la economía y una recesión?, la respuesta a este interrogante es que la disminución del gasto del gobierno debe ser compensada por un mayor gasto del sector privado, por más inversión y consumo y menos ahorro.

Lee también: Dina Boluarte asumió como presidenta de Perú en reemplazo del destituido Pedro Castillo

En la misma línea, Maximiliano Gutierrez elaboro un informe respecto a la recaudación de impuestos los cuales reflejan el freno del nivel de actividad del cuarto trimestre. En el mismo afirma que el índice desestacionalizado elaborado por IERAL, en base a la recaudación de impuestos asociados al mercado interno, muestra para noviembre una caída del 0,8% en términos reales, luego de una merma de 0,4 % en octubre. Al extrapolar el comportamiento de la recaudación asociada al mercado interno en función de la trayectoria de la actividad económica, supliendo la falta de información oficial para octubre y noviembre, se tiene que el EMAE habría crecido un 5,5% en el período enero-noviembre respecto al promedio 2021. En buena medida, este guarismo tiene que ver con el fuerte “arrastre estadístico” que dejó el 2021 para 2022 (4,5 puntos porcentuales). En cambio, el arrastre estadístico del 2022 para el 2023 sería de sólo 0,2 %.

En tanto, Marcelo Capello y Laura Caullo explican cómo en catorce provincias más de la mitad de los jubilados y pensionados accedieron a las prestaciones del régimen nacional a través de moratorias. Allí afirman que en 9 de 24 provincias la relación entre jubilados y pensionados y personas en edad de jubilarse resulta mayor al 100%, lo que denota alta cobertura de adultos mayores y/o un importante número de personas pensionadas en edad laboral.

Además, aseguran que en Río Negro, Formosa, Santiago del Estero y Catamarca, por cada persona en edad de retiro, existen 1,2 jubilados o pensionados. Por otro lado, el ratio jubilados y pensionados por sobre la cantidad de personas en edad de retiro en CABA, Jujuy, Partidos del GBA, Santa Fe y Salta, se ubica entre el 80% y 90%, siendo CABA, la jurisdicción con la relación más baja.

Dada la elevada informalidad laboral existente en Argentina, un porcentaje muy significativo de personas en edad jubilatoria o cercana a ella no cumplimenta todos los requisitos exigidos por la legislación para acceder a esos beneficios. En el caso del SIPA, por ejemplo, los 30 años de aportes requeridos por ley no son alcanzados en la mayoría de los casos. Ante esta situación, existe la posibilidad de acceder a una jubilación y/o pensión por moratoria previsional

Lee el informe completo ingresando acá