Controlaron los incendios en el norte provincial

Las llamas que afectaron las localidades del norte provincial, y en el que trabajaron cerca de 170 efectivos con el apoyo de nueve aviones hidrantes, lograron ser controladas.
Las llamas que afectaron las localidades del norte provincial, y en el que trabajaron cerca de 170 efectivos con el apoyo de nueve aviones hidrantes, lograron ser controladas.

Todos los focos de incendios forestales en las localidades del norte de la provincia que desde el viernes de la semana pasada se mantenían activos y, de acuerdo a las estimaciones oficiales, arrasaron con alrededor de 40 mil hectáreas de bosques nativos, finalmente pudieron ser controlados esta noche de jueves.

El director de Defensa Civil local, Diego Concha, manifestó que “no queda ningún foco activo”, no obstante dijo “hay que seguir controlando y estar alerta porque muchas zonas se mantienen caliente y representa riesgo de encenderse nuevamente con el viento”. De esa manera se logró el control total del único foco que en las últimas horas de esta tarde se mantenía activo, que se ubicaba en la zona de la estancia San Pedro Viejo, en el departamento Tulumba.

El funcionario había manifestado más temprano que se trabajó con el apoyo de nueve aviones hidrantes, cinco de la provincia y cuatro del Gobierno nacional. Asimismo Concha sostuvo que “las mejoras en las condiciones meteorológicas permitieron contener las llamas” en los sectores de Caminiaga, Cerro Colorado, Alto Verde, El Perchel y La Plaza, que se encuentran ubicados entre los departamentos Sobremonte, Tulumba y Río Seco.

El relevamiento satelital de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) había estimado en 30.600 las hectáreas afectadas por los incendios, en tanto este jueves esa cifra se extendería a 40.000, informó una fuente del Ministerio de Agricultura.

Los incendios comenzaron el pasado viernes, aparentemente por la caída de tres rayos durante una tormenta eléctrica, causa que investiga la Fiscalía de Instrucción de Dean Funes. Desde entonces, son tres las personas fallecidas al ser alcanzadas por las llamas cuando trataban de sofocar el fuego: Miguel Armas (48); Namir Cáceres (21) y su hermano Jesús (27), quien falleció ayer luego de cinco días de internación con el 80% de su cuerpo quemado.