Comenzó la distribución de dosis de Sputnik V producidas en Argentina

"Es motivo de orgullo que Argentina produzca vacunas contra el coronavirus", dijo Santiago Cafiero. Son 995.125 dosis componente 1 y 152.500 del 2 .
"Es motivo de orgullo que Argentina produzca vacunas contra el coronavirus", dijo Santiago Cafiero. Son 995.125 dosis componente 1 y 152.500 del 2 .

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, coincidieron en destacar la importancia de la elaboración de las vacunas Sputnik V en la Argentina y señalaron que "es un orgullo" que el país sea "uno de los pocos que pudieron producir una vacuna contra el coronavirus".

Así lo afirmaron este jueves a la mañana en el acto en el que formalmente el Estado nacional recibió el primer millón de dosis elaboradas por Laboratorios Richmond en la Planta de Operaciones de Logística Farmacéutica de Andreani en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas.

Al aire libre y con los camiones que reparten las vacunas en las 24 jurisdicciones de fondo, Cafiero y Vizzotti brindaron una conferencia de prensa en la que precisaron que "arranca hoy el proceso de distribución de las vacunas hechas en Argentina".

En ese marco, los funcionarios ratificaron que el objetivo planteado por el Gobierno nacional para agosto es que "este sea el mes de la segunda dosis y se completen los esquemas de vacunación".

En total, Laboratorios Richmond entregó 995.125 dosis del primer componente y 152.500 dosis del segundo componente de la vacuna Sputnik V producida en las instalaciones de la compañía.

Se trata de la primera entrega del segundo componente de Sputnik V; parte de las 3 millones de dosis que producirá y suministrará Laboratorios Richmond en agosto, indicó el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF, el fondo soberano de inversión de Rusia) y la compañía farmacéutica en un comunicado conjunto.

De esta manera, la Argentina fue el primer país de América Latina tanto en autorizar Sputnik V como en iniciar su producción y fue registrada en el país bajo el procedimiento de autorización de uso de emergencia, lo cual permitió que su aplicación contra el coronavirus comenzara el 29 de diciembre de 2020.

Además de la transferencia de tecnología para la producción de Sputnik V en Argentina, RDIF también es socio de estudios sobre la combinación del primer componente esa vacuna basada en el adenovirus humano serotipo 26, con otras vacunas aprobadas en el país.