Cientos de brigadistas continúan en la dura lucha contra el fuego en Corrientes

La zona más afectada por los incendios es el norte de la provincia, en los departamentos de Ituzaingó, San Miguel y Santo Tomé, donde hay 450 personas dedicadas a los trabajos para combatir las llamas.
La zona más afectada por los incendios es el norte de la provincia, en los departamentos de Ituzaingó, San Miguel y Santo Tomé, donde hay 450 personas dedicadas a los trabajos para combatir las llamas.

Los incendios forestales continuaban consumiendo amplias superficies de campo en el norte de Corrientes, pese a la incansable labor de unos 450 brigadistas enviados a la región, incluso en sectores turísticos de los Esteros del Iberá, según informaron fuentes oficiales.

Actualmente, la zona más afectada por los incendios en Corrientes es el norte, en los departamentos de Ituzaingó, San miguel y Santo Tomé, donde hay 450 brigadistas tanto locales como de otras provincias y de la Nación, según indicó el gobernador Gustavo Valdés.

Otro importante foco ígneo se encuentra frente a la estancia Rincón del Socorro, en las inmediaciones de la Colonia Carlos Pellegrini, uno de los puntos turísticos de los Esteros del Iberá.

Según explicaron fuentes locales, el 20 de febrero por la noche un rayo causó un siniestro ígneo que se extendió hasta este martes a una distancia de 30 kilómetros del casco urbano de la localidad. A ese incendio concurrieron agentes de los parques Provincial y Nacional Iberá, así como de la fundación Rewilding Argentina que desarrolla en la zona un programa de reintriducción de especies nativas que se extinguieron.

Como consecuencia de estos focos activos, fueron cerrados los senderos del Parque Nacional Iberá ya que todo el personal está abocado a combatir las llamas, en tanto en la Reserva Provincial se clausuraron los senderos peatonales por precaución. Según Rewilding, el fuego atravesó el 40 por ciento de la superficie del Parque Nacional Iberá, un total de 74.000 hectáreas, "que corresponden a humedales, pastizales y bosques únicos en su tipo por su biodiversidad". Allí, fueron controladas las llamas que afectaban al portal Cambyretá, en el departamento de Ituzaingó.