Chile: Aumentan las denuncias por torturas y detenciones ilegales

Las violentas escenas de la represión desatada para sofocar la rebelión popular que mantiene en vilo a Chile desde hace una semana pusieron en alerta a las organizaciones defensoras de derechos humanos, que acumulan denuncias sobre torturas, disparos contra civiles indefensos, detenciones ilegales, abusos y todo tipo de maltratos.

Fueron repetidas las imágenes de agentes de las fuerzas armadas y carabineros disparando contra manifestantes y dispersando movilizaciones con tanquetas y golpes de bastón.

.El ministro chileno de Justicia, Hernán Larraín, ofreció una conferencia de prensa en la que se refirió a esta situación y advirtió que "todos los que tengan responsabilidades deberán sufrir las consecuencias si se constatan acciones delictivas".

“Nos duele profundamente constatar la existencia de personas que han fallecido o han recibido lesiones graves. Nuestro compromiso con la democracia es irrenunciable y es inseparable del respeto y protección de los derechos humanos y el funcionamiento del Estados de Derecho”, añadió.

La situación llevó al Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), un organismo autónomo pero financiado con fondos públicos, a presentar una queja por la falta de transparencia en la difusión de cifras oficiales sobre personas muertas, heridas o detenidas en el curso del estallido social.

 Hasta hoy, el INDH tenía información confirmada sobre el fallecimiento de cinco personas a causa de la acción de agentes del Estado, entre los 18 muertos desde que comenzó el conflicto. Además, computaba 376 heridos (173 de ellos de bala) y 2.410 detenidos, casi 200 de ellos niños o adolescentes.

 También registró "relatos de desnudamientos, torturas, disparos contra civiles, maltrato físico y verbal, golpes, y demora de la policía en conducir a las personas detenidas a la comisaría, manteniéndolas en los furgones, con mala ventilación y hacinadas, durante horas", según una declaración pública.