CFK en Chaco: "Los políticos no son todos iguales"

La candidata a vicepresidenta del Frente de Todos, Cristina Fernández de Kichner, presentó su libro en Resistencia, Chaco. Acompañada por el periodista Marcelo Figueras, y con la presencia de Domingo Peppo y Jorge Capitanich, la expresidenta habló ante una multitud en el Centro de Convenciones Gala sobre la situación económica: "¿Cuántos comerciantes abrieron (durante el gobierno kirchnerista) y cuántos tuvieron que cerrar ahora?", se preguntó. Afirmó que los medios de comunicación se encargaron de "meterle la cabeza a cada persona que lo que tuvo fue exclusivamente gracias a su esfuerzo", pero dijo que muchos "ahora se esfuerzan y trabajan igual que siempre, pero la plata no les alcanza igual que siempre". En ese sentido, reafirmó su deseo de realizar una "batalla cultural". Sin embargo, aclaró que su gobierno no era la panacea: "No era que en el 2015 vivíamos en Disneyworld", dijo. Y enfatizó el valor de la política, al afirmar que "los políticos no son todos iguales". "Con algunos la gente comía, y con otros la gente no puede comer", dijo.

En otra alusión al presente, la expresidenta se refirió a las publicidades del Banco Galicia. “¿Se acuerdan de la pareja del Galicia? Ahora ofrecen créditos para pagar sueldos. Antes había créditos para consumo, para vivienda”; y lanzó: “Nadie puede suponer que la gente del Galicia sea peronista o kirchnerista”.

Por otro lado, contó que “un buen compañero hizo un comentario muy machirulo” sobre la presunta homosexualidad del creador de la bandera: "Típico comentario de un machirulo cuando una mujer habla bien de otro hombre" y luego se refirió al "bullying" que Dorrego le hacía a Belgrano por su voz aflautada. Asimismo, recordó el episodio de la carta de San Martín a Bernardo de O'Higgins que le obsequiara el presidente ruso Vladimir Putin durante un viaje a Moscú cuando era presidenta. “Pasó lo mismo que con el bastón de Cámpora”, apuntó, respecto del fallo favorable de esta semana. “Me lo dieron en un acto público, no hubo delito”, y señaló entonces que "prefiero quedar en la historia antes que en la tapa de los diarios. Si quedo bien en la historia, todo bien porque de las tapa de los diarios no se acuerda nadie”.

Asimismo, definió "Sinceramente" como “un tributo a Néstor”, y que no se trata de sus memorias porque “para eso falta”. Recordó que cuando conoció al futuro presidente “tenía un aire de mayo del 68, con pelo largo, anteojos cuadrados y vaqueros”, y que su padre no aprobaba la relación. “Ella encontró con quien hablar”, dijo que fue la reflexión de su madre Ofelia, recientemente fallecida, al momento de justificar el noviazgo. “Néstor tenía vocación de estadista, mucho más que yo. Él buscaba la trascendencia”, dijo, y recordó diciembre de 2001, los días de la breve presidencia de Adolfo Rodríguez Saá. “Con Néstor habíamos hablado ya de probar suerte en 2007 para la presidencia”, rememoró. El efímero presidente citó al entonces gobernador santacruceño. “A la salida de la Rosada, ante los periodistas, los periodistas le preguntaron si sería candidato y él dice que sí. Yo me quedé mirando en la cocina y pensaba: ‘Se volvió loco’”.

Remarcó que no había puesto eso en el libro y manifestó que “él salía a busca la Historia” y que “yo no le tenía mucha fe, no por él, sino por lo que pensábamos y que nunca nos iban a dejar llegar”. En ese sentido recordó que Kirchner y ella habían sido opositores al menemismo en los 90. “Pero llegó, con el 22 por ciento y entró en la Historia. Partió demasiado rápido, la historia es así”, cerró