Ceci Tomasetti: "No sé si me considero muralista, soy una mina muy diversa"

Mujer, artista y cordobesa. Los comienzos, la dificultad y la transformación. Todo, en una charla íntima entre Mimi Spicher y Cecilia Tomasetti.
Mujer, artista y cordobesa. Los comienzos, la dificultad y la transformación. Todo, en una charla íntima entre Mimi Spicher y Cecilia Tomasetti.

"Ceci Tomasetti" como la conocen todos, rompió con los mandatos y los preconceptos para animarse a ser de las mujeres muralistas que marcan un antes y un después en la arquitectura de Córdoba. Nacida en Manfredi, un pueblito del interior de Córdoba, se define asimisma como una mujer muy diversa, arquitecta de oficio y artista plástica de profesión y jura que jamás va a dejar de pintar.

Comenzó a estudiar dibujo a los 8 años de edad y nunca se detuvo. “Es lo único a lo cual podría jurar que fui totalmente leal en esta vida”, dispara. A los 18 años ya era profesora de dibujo y comenzaba la carrera de arquitectura. “Lo mío fue como un salvataje, a nivel de deseo humano, para poder dibujar”, señala. Y es que en su casa no veían con buenos ojos el arte como medio de vida. "Mi mamá me dijo a los 17 años, empezá a estudiar una carrera en serio, y ahi arranqué con la arquitectura", relata sobre sus inicios.

Sin embargo, más allá de las imposiciones supo exprimir sus experiencias y sacar de ellas los mejores recursos. 14 años del ejercicio de la profesión de arquitecta, dos posgrados en conservación de patrimonio y el restilyng de numerosas viviendas bastaron para sacar algunas conclusiones. “El restilyng era la posibilidad concreta de encajar algun mural porque yo necesitaba tener material lindo para compartir, donde los elementos y el recurso convivan estéticamente. Así me gestioné la posibilidad de mostrarme”, repasa. "Amo la arquitectura pero la verdad que no la pasé muy bien en la carrera, la llevaba como podía porque tenía que hacerla", sentencia.

Entre esas variables llegaría el 2017 como año bisagra, de transformación absoluta. El salto del dólar significó, en aquel momento, tener que desprenderse de todo hasta de sus propios miedos. “Venía de superar una crisis personal grande y a mitad de la recuperación este tropiezo. Me quedé sin nada. Dije basta, llamé a mi hermana y le pedí prestada la pared de su comedor”, rememora. "Mi hermana eligió el mural más difícil del mundo, y acepté porque me había prestado su pared, imaginate que el último mural lo había pintado hacía 11 años atrás cuando nadie se dejaba pintar nada en la casa. Y desde ahí nunca más paré", asegura.

"No sé si me considero muralista, soy una mina muy diversa que supo mezclar la arquitectura con la pintura. Hace 3 años que ilustro el deseo ajeno y eso lo puedo hacer gracias a la arquitectura. El arquitecto está entrenado para brindar un servicio y plasmar los deseos del cliente, el artista en cambio por ahí es mucho más libre y rebelde en ese sentido", explica.

Respecto a su faceta de influencer, Ceci aduce que quiere "tener seguidores sinceros y fieles" y que afortunadamente eso es lo que ha conseguido ofreciendo contenido de calidad e interés.

Esa lealtad que atrae y que brinda, y una actitud inclaudicable ante los avatares de un camino que no es siempre el que uno espera, se traducen hoy en reconocimiento y confianza. Acaba de terminar un mural en uno de los restaurantes más destacados, y sus ojos brillan tanto que hasta hace un recorrido por el lugar en medio de Live.

Cecilia Tomasetti: única, verborrágica y pasional, nos brinda una entrevista a la misma altura. Mirala en el IGTV del instagram de Canal C.

Ceci Tomasetti: "No sé si me considero muralista, soy una mina muy diversa" • Canal C

(Foto de portada: Ferrocons)