Día del Animal: ¿por qué se celebra el 29 de abril?

En el Día del Animal en la Argentina, la propuesta pasa por pensar en todo lo que falta hacer para garantizar su completo bienestar.
En el Día del Animal en la Argentina, la propuesta pasa por pensar en todo lo que falta hacer para garantizar su completo bienestar.


Este viernes 29 de abril se celebra en Argentina el Día del Animal, en conmemoración del fallecimiento de Ignacio Lucas Albarracín, un abogado pionero en la lucha por los derechos de los animales.

Albarracín nació en la ciudad de Córdoba el 31 de julio de 1850 y después de recibirse de abogado decidió dedicar su vida a la defensa de los animales. Así se convirtió en uno de los precursores en oponerse a las riñas de gallos, la doma de potros, las corridas de toros, el tiro a la paloma y otras actividades abusivas.

Además, fue el mayor impulsor de la Ley Nacional de Protección de Animales (N° 2.786) promulgada en 1891. Esta ley fue luego incorporada por la Liga Internacional de los Derechos del Animal (1977) y por la ONU. Albarracín murió el 29 de abril de 1926 y por iniciativa de la Sociedad Protectora de Animales, se conmemora en la jornada de su fallecimiento el Día del Animal.

Día del Animal, también el 4 de octubre

A excepción de Argentina, el Día Mundial del Animal se celebra en el resto del mundo el 4 de octubre, conmemorando a San Francisco de Asís, el santo católico que se despojó de todas sus riquezas y dedicó su vida al servicio no sólo a sus semejantes sino también a todos los animales.

San Francisco nació en Asís (Italia) dentro de una familia acomodada en 1182. Consideraba a los animales hijos de Dios y los llamaba «hermanos». Se dirigía a ellos y se dice que ellos lo escuchaban hasta el punto de obedecerle y es famosa la intervención que tuvo en Greccio al lograr que un lobo salvaje no atacara a la población.

En 1929, esta fecha fue declarada Día Mundial de los Animales, por iniciativa de la Organización Mundial de Protección Animal en congreso celebrado en Viena. En 1980, el papa Juan Pablo II declaró a San Francisco de Asis como patrono de los animales y de los ecologistas.